Así es como estás saboteando tu imagen personal.

Por suerte lejos ha quedado la impresión de que preocuparnos por nuestra imagen personal es algo superficial. Y bueno, si en estos días le sumamos que nos conectamos más y más a través  de las fotos y videos de las redes sociales, pues ahora sí que no habría excusas para detenernos a ver qué estamos haciendo bien y no tan bien con ello.

Una de las razones por las que muchas mujeres buscan mis servicios de asesoramiento, tiene que ver con que sienten que no están identificándose con lo que eligen o compran. Adicional a ello experimentan la sensación de que se están perdiendo de algo cuando se trata de estilo personal. Y lo que siempre les digo, no es que no lo tengan, solo que no lo han descubierto ni puesto nombre.

Ahora vamos al punto de este artículo. Hay prácticas que sí o sí pueden sabotear tu imagen personal, y no, no voy a decirte que evites X prenda o tendencia (para eso los blogs de moda, incluido el mío), sino que hablaré de unos cuantos hábitos que quizás haces por inercia y lo único que hacen es alejarte de tu tan anhelado estilo o conexión auténtica con tu esencia.

  • Vistes según lo que piensan los demás. Desde el momento en que le das más prioridad a la opinión externa que  a tu voz interior, ya estás en falta. Y te aseguro que lo más probable es que termines en incomodidad con lo que luces, porque tratas de llenar las expectativas del otro y no las tuyas.
  • Te encargas de sumar y sumar cosas a tu imagen. Tintes de pelo que no van, pestañas postizas, fajas moldeadoras, tacones exagerados, prendas con exceso de texturas, accesorios ultra llamativos, y un sinfín de otros agregados que quizás te funcionan para el postureo un ratito, pero que cuando llegas a casa y empiezas a sacarte cada una de esas cosas de encima, te queda la sensación de que te has disfrazado para encajar en un molde, en lugar de vestirte para estar a gusto contigo.
  • Compras por emoción, y por ende sin planificar cómo aprovecharás esos nuevos ítems. Tienes que saber algo y es que la solución no está en solo agregar marcas y cosas lindas al armario sino funcionales a tu estilo de vida. Sino, lo que tendrás es un bonito museo de moda y no un armario.
  • Tu lenguaje corporal. Vamos a ver… la forma de caminar, la postura, tus gestos al hablar, tu mirada, si sonríes o no, si eres amable o no. Todo está comunicando y aportando valor a tu imagen. Si te extraña por qué a veces te cuesta que te entiendan, te escuchen, te busquen, quizás es porque estés emitiendo un mensaje distinto y poco empático. Y eso afecta directamente a tu imagen personal.
  • El cómo hablas. El tono de voz, el ritmo, el tipo de lenguaje que usas. Y con esto no quiero caer en estereotipos de “una dama no dice X”. Porque no estoy de acuerdo (jaja). Pero si que cuando modulamos la voz, utilizamos palabras adecuadas para referirnos a las cosas o situaciones, mejor nos proyectamos. Así que revisa qué estás comunicando y cómo.

Me gustaría recalcar además que todo este análisis es complicado hacerlo por cuenta propia. Usualmente no caemos en cuenta de algunas conductas hasta que alguien con mirada objetiva nos ayuda, así que también por eso sería óptimo contar con un servicio profesional de asesoramiento, pero repito… esa decisión tiene que venir de ti porque sientas la necesidad de hacer este cambio. Ahora sí… ¿crees que esto es para ti?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?¡Empecemos juntas! Apúntate a mi lista y descarga tu GUÍA de Orden de Armario, ideal para conectar con tu estilo.

1 comentario en “Así es como estás saboteando tu imagen personal.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
0
0
0
0
0
0
0
0
0