Para emprender como Asesora tienes que saber esto.

Has llegado a este artículo porque sabes que tienes una meta pendiente por cumplir (o quizás estás en el camino a ello). Algo que nadie me contó mientras me formaba como asesora era la variedad de salidas laborales que podía tener con esta carrera, pero tampoco que quien menos confiaría en mis servicios sería yo misma.

¡Bingo!  seguro te sentiste identificada. Las clásicas frases como: “quién compraría esto”, “es que aunque todos lo necesitan, nadie invierte en su imagen”, “es que para triunfar tendría que tener algún contacto”, o la más famosa… “es que cómo voy a ofrecer algo al lado de tantas expertas”.

Si te dijera que cada una de esas frases cruzó mi mente y la de mis alumnas, pensarías que es coincidencia, pero no. Es un hecho y tiene que ver con la escasez de recursos y formaciones en negocios para esta carrera. Aunque igual, me he dado la tarea de revisar un par de propuestas que dan vueltas por internet, contando cómo deberías trabajar de esto pero al final es lo mismo: cero cifras de cómo y cuánto cobrar, y cero implementación de herramientas actuales para hacer de esto un negocio portátil, es decir, online.

Lo que tienes que saber, como Asesora.

  • La formación técnica de la carrera que incluye tipos de silueta, rostros, estilos, etc. Apenas es la base de lo que se hace en una empresa de servicios de asesoramiento de imagen, así que por favor no te mientas diciendo que apenas tomes un par de clases de esto (o viendo videos en Youtube) ya estás lista para emprender.
  • Aprender sobre comunicación digital, marketing, branding, relaciones públicas e incluso producción audiovisual podrías ser pilares importantes para llevar adelante un negocio de asesoramiento. ¿No te gusta nada de esto? Sugiero que entonces te alíes con otros profesionales o contrates sus servicios. Los vas a necesitar.
  • La práctica hace al maestro. Antes de llenarse de lamentos diciendo “no hay a quien vender”, ingenia servicios a manera de prueba y ofrécelos a conocidos que sientas que encajan en lo que serían tus potenciales clientes. De esto, toma apuntes de cómo te sientes con esos servicios, el número de horas que te lleva, los elementos que necesitas (sobre todo de logística), y así ir pensando realmente si de eso quieres trabajar y cuánto podrías cobrar.
  • Sé cliente antes de ser experto. Este consejo me ha servido para trabajar la empatía en el ámbito profesional. NECESITAS pasar por el mismo proceso que harás pasar a tus clientes, así que contrata un asesor de imagen, transita todo el proceso y descubre tu estilo, siente la incertidumbre y ponte en los zapatos de lo que tus clientes sentirán contigo. Yo lo hice dos veces y créeme que es muy enriquecedora la experiencia. No vale decir “yo me autoasesoro”, porque necesitas una mirada objetiva. Sino… ¿cómo convencer a tus clientes de que necesitan tus servicios? Pon el ejemplo.
  • Una meta a la vez. No se hace una empresa en una semana, mucho menos en un mes. Por favor que sepas que HAY QUE CRECER PAULATINAMENTE. Tanto en audiencia, como en contenidos, tanto en lo que ofreces como en lo que ganas. No hay fórmulas mágicas. Y si estás desesperada por ver YA los resultados, listo, emprender no es para ti. Una vez escuché a una colega decirle a sus alumnas “el asesoramiento es de las carreras más rentables y en menos de un año no solo recuperas lo invertido sino que sacas ganancias”. En el país de Alicia quizás, pero en la realidad no se forja una empresa así. Ningún negocio de ninguna área genera eso en menos de un año incluyendo la formación profesional, así que… no te dejes engañar.

¿Hasta dónde intentarlo? ¿Hay que invertir mucho?

Me preguntaron el otro día si era confiable emprender como asesora de imagen. Lo que es confiable es la planificación que decidas armar una vez que determines que deseas trabajar de esto. Te pondré datos más claros.

  • Se tiene que invertir en la capacitación técnica de la carrera, así como también en el desarrollo del negocio como tal. Ponte a pensar. Si fueras empresario en otro rubro, ¿acaso solo depende de lo que estudies en la universidad para que luego vengan los clientes por montón? Si la respuesta es NO. Pues lo mismo ocurre con esta profesión.
  • La inversión inicial puede ser fuerte. El otro día haciendo número para este año, proyectando lanzamientos de talleres o servicios y comparando con el 2019 me di cuenta que las posibilidades de superar esa cifra de ganancias era posible si inyectaba innovación en algunos de los talleres, para eso obvio requiero de más formación profesional y por ende más inversión. Así que como ves, aunque al principio parece que todo es invertir, luego más adelante seguir invirtiendo en aprender es necesario si deseas ganar más y ser mejor en tu nicho.
  • El hecho de tener que adaptar un negocio a las necesidades actuales (¡hola pandemia y confinamiento en casa!) ha hecho que un alto número de emprendedores se planteen el negocio online. Si sabes que esto es un sí o sí, no esperes a estar en el ruedo para acoplar un sistema de trabajo digital, ve desde el principio y aprender a gestionarlo desde ese ángulo, una vez más, tendrás que invertir.
  • La pregunta del millón que todas me hacen y no tengo reparo en contarla. ¿Annie, cuánto has invertido para el lanzamiento de tu marca cuando empezaste con esto? Si solo me enfoco en la creación de esta marca con mi nombre, la respuesta es promedio de $7000 dólares en el periodo de un año.  Y digo promedio porque hubieron otros gastos extras menores por imprevistos pero eso fue lo invertido para lanzar, llegar a audiencia, promoverme, hacer un branding acorde y terminar de capacitarme en otras áreas fuera de la formación de asesoramiento de imagen/comunicación que eso lo hice muchos años atrás y que no entran en este balance. Así que no, no fue suerte, fue inversión.
  • El hasta cuándo intentarlo lo dejo a tu criterio y a tus tiempos. He trabajado hombro a hombro con mujeres que empiezan con todo el impulso y al cabo de 3 ó 6 meses parece que hubieran retrocedido mil pasos por miedo o pereza. Conozco otros casos que desde el día uno supieron que esto se trataba de pasos lentos pero seguros y están lanzándose con bases firmes, y ni qué decir de las que están poco a poco disfrutando de una facturación estable, pequeña al principio, pero con proyección a crecer. Acá no gana el más rápido sino el más constante.

Y bueno, este post se extendió un poco más de lo esperado, como siempre la intención es hablar de lo que nadie quiere hablar en este rubro y sin tapujos contarte “la posta”, para que luego si decides meterte de lleno a esta carrera, sepas como son las cosas. ¿Tienes alguna experiencia para contarme? Ponla en los comentarios.

¿Estás con ganas de formarte desde cero como asesora o darle un impulso a tu marca de servicios? Entonces te invito a echar un vistazo  a mi Escuela Online, te espero ahí para trabajar juntas.

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?¡Empecemos juntas! Apúntate a mi lista y descarga tu GUÍA de Orden de Armario, ideal para conectar con tu estilo.

2 comentarios en “Para emprender como Asesora tienes que saber esto.”

  1. Me pareció genial. Gracias por poner éstos temas sobre la mesa. Creo que todos piensan que pueden hacer un par de clases y los clientes llegan solos, pero no es así. Saludos!

    1. Hola Sinttia!

      Gracias por pasar y valorar el artículo 🙂 pues sí, mi intención es blanquear mucho sobre el verdadero trabajo detrás de esta carrera y así animar a otras a emprender responsablemente.
      Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

0
0
0
0
0
0
0
0
0
0