Colorimetría ¿Por qué algunas asesoras temen practicarla?

Desde que descubrí el Asesoramiento de Imagen como carrera, una de las cosas que más emoción me daba era la Colorimetría. Saber que podría analizar a cada persona y asignarle una estación, jugar creativamente con los colores que mejor le quedaran y sobre todo, ver sus expresiones con los resultados, me generaba una ilusión que ni les puedo explicar.

Y así fue, la colorimetría se convirtió en mi obsesión cuando la aprendí, al punto de practicarla con todo el que se me cruzara por delante. Hasta en los trayectos de bus o tren, me encantaba ir adivinando la estación a la que pertenecían e iba pensando en los tonos que la persona debía llevar en su ropa. Fue gracias a eso que siento que pude perfeccionarla re-estudiarla y practicarla muchísimo en sesiones y mi trabajo diario como asesora.

Colorimetría, un desafío para las asesoras.

Pero también con el tiempo me di cuenta de algo. Aunque todas la aprendíamos en la carrera, no todas la aplicaban o se sentían seguras de venderlo como servicio. En algunos casos porque las capacitaciones que tomaron algunas asesoras fueron muy pobres y carentes de práctica, y en otras simplemente por un miedo a equivocarse que las bloqueaba y no les dejaba practicar esta herramienta como tal.

Es hasta el día de hoy que colegas me preguntan sobre este tema, que muchas otras me confiesan que prefieren no incluirlo en su gama de servicios, y que otras me dicen que lo que les enseñaron no tiene nada que ver con lo que escuchan de quienes ya han posicionado el servicio. En fin, hay un gran hoyo negro cuando se habla de colorimetría en este rubro profesional.

Aprender, practicar, repasar…

Así fue mi ciclo para sentirme confiada con Colorimetría. Si bien conté con la suerte e aprenderla muy bien, aún así sentía que no tenía práctica suficiente y fue cuando me comprometí a buscarme un mínimo de prácticas para inyectar confianza en lo aprendido e incluso darme el margen de equivocarme antes de ofrecer un servicio pago.

Por otro lado, el repaso en mi caso tuvo que ver con que mientras iba sintiéndome más y más segura con el tema, publicaba de ello en mi blog de ese entonces y charlaba con gente de esto, surgió la oportunidad de que dictara clases para enseñar a otras colorimetría desde cero, y fue cuando hice de esa teoría aprendida, un nuevo manual de aprendizaje y práctica, tratando de llenar algunos vacíos que sentía que eran comunes en quienes querían estudiar esta herramienta. De ahí, que luego en el 2016 cuando lanzara mi taller propio de colorimetría, hiciera muchas pruebas previas para saber cómo abordarlo, qué compartir de casos reales que tuve con clientes, antes de simplemente dictar teoría.

Colorimetría ¿Es para todos?

Siempre explico a quienes se forman en asesoramiento de imagen conmigo que no hace falta ser experto en todas las áreas de esta carrera. Por ejemplo algunas apuntan más a personal shopping, otras a protocolo y etiqueta, otras a psicología de la imagen, a análisis de estilo, a orden de armario y así, unas muy pocas a colorimetría. Sin embargo considero que es una herramienta clave para dejar satisfecha a una clienta que viene en busca de respuestas para su día a día, y aunque es cierto que no todas luego se súper especialicen o quieran explicar de qué viene esto, es importante perfeccionarlo y de ser posible realizar algunas actualizaciones respecto a lo aprendido (sobre todo si sientes que lo que te enseñaron fue poco o nulo).

Colorimetría Online ¿se puede?

Otro de los puntos de debate desde que lancé mis servicios y talleres fue éste. El de si era posible realizar colorimetría a distancia ya sea para clientes o para enseñar y la respuesta es SÍ. La práctica presencial durante años me dio la facilidad (y el don) de poder identificar la estación de alguien con solo analizarla a simple vista adicional a un breve cuestionario con el cual corroboro mi análisis.

Y respecto a la enseñanza es igual porque más allá de una clase teórica, incito a la práctica en clase la cual es perfectamente viable si se cuenta con las herramientas necesarias, además que en mi caso las clases son en vivo y en directo con lo cual hay espacio para todas las inquietudes de mis alumnas. Así que si esa era una de tus dudas, que sepas que la puedes estudiar a distancia, y que si más adelante deseas ofrecerlo como servicio online, que también es viable siempre y cuando hayas cumplido una serie de prácticas presenciales que te permitan perfilar tus habilidades.

¿Quieres perfeccionarte en Colorimetría?

Cuentas con mi Taller de Colorimetría Online el cual se puede dictar de forma individual o grupal según calendario. Consulta por opciones vigentes.

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?

¿Sientes que es momento de trabajar en tu imagen?¡Empecemos juntas! Apúntate a mi lista y descarga tu GUÍA de Orden de Armario, ideal para conectar con tu estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *